Resumen: 

Starting from a dynamical system (Ω, G), with G a generic topo-
logical group, we present an algorithm that generates families of patterns in
the Euclidean space, on which G acts by rigid shifts. We call such patterns
dynamically generated. When identical resonators are placed on the positions
indicated by such patterns, their dynamics can be analyzed using Bellissard’s
C-algebraic formalism. In this talk I will present examples obtained by the
methods described above, together with explicit computations of the associated
algebras of observables. Laboratory examples involving coupled mechanical res-
onators will be also discussed. As we shall see, their dynamics share many
similarities with that of 2-dimensional electrons in a magnetic field.

Resumen: 

Las plantas tienen dos organelos, mitocondria y cloroplasto, los cuales contienen
DNA que codifica para enzimas esenciales para la fosforilación oxidativa y la
fotosíntesis. Un hecho sorprendente en organelos de plantas es que sufren muy
pocas mutaciones, pero sus genomas se rearreglan. Este rearreglo de genomas
está asociado a propiedades de tolerancia a sequía o mayor rendimiento. Por lo
tanto, entender cómo se replican y transcriben los genomas organelares de
plantas tiene un sentido vital en la agronomía, sobre todo si se estima que la
población del planeta en el 2021 será de 8 mil millones de personas. En nuestra
búsqueda de entender cómo se replica el DNA organelar encontramos que las
DNA polimeras de plantas son sumamente infieles (una equivocación en 1800
eventos), pasan lesiones en el DNA y realizan rearreglos en regiones de
microhomología. Todas estas propiedades concuerdan con una replicación que
permite rearreglos, pero no explica la fidelidad en sus genomas. También
encontramos que dos enzimas atípicas, una Primasa-Polimerasa y una primasa-
helicasa pueden servir para ensamblar replisomas que coordinen el paso de
lesiones por dímeros de luz ultravioleta y en templados canónicos.

Resumen: 

Resumen:Las caminatas aleatorias persistentes fueron propuestas como
una generalización de las caminatas aleatorias simples en donde la
distribución de probabilidad de dirección de cada paso depende de la
dirección del paso anterior. Si bien estos procesos siguen siendo
asintóticamente difusivos, la persistencia induce efectos de memoria
que modifican de maneras inesperadas las propiedades de transporte. En
esta plática presentaré el formalismo y resultados para caminatas
aleatorias persistentes en dos (caminatas quirales) y tres (caminatas
helicoidales) dimensiones.

 

Resumen  

Los virus están entre la frontera de la materia viva y no viva. Desde un punto de vista bioquímico los virus más sencillos son nanopartículas compuestas de proteínas y ácidos nucleicos. Las proteínas virales se auto-ensamblan de forma altamente afín y cooperativa alrededor de su genoma, formando nanoestructuras altamente organizadas con forma y tamaño regulares.  La necesidad de contar con sistemas virales con propiedades programables ha dado paso a la biomimética viral, la cual busca crear nuevas (bio)moléculas que imiten propiedades funcionales y estructurales de virus.  La pregunta fundamental que hace es: ¿podemos imitar a nivel molecular a los sistemas virales?   Previamente junto con otros colegas hemos reportado el diseño de polímeros de proteína tri-bloque como una estrategia sencilla y fructífera para imitar propiedades de proteínas virales.  Las proteínas miméticas virales diseñadas unen ADN y se auto-ensamblan espontáneamente a su alrededor, condensándolo en nanorodillos altamente organizados con forma y tamaño monodisperso dictado por el ADN. Varias familias de proteínas virales han sido desarrolladas y usadas para varias aplicaciones en ciencia de materiales y biotecnología. El desarrollo de estas proteínas es de gran importancia para entender el funcionamiento de máquinas bioquímicas virales, entender relaciones estructura-función de proteínas diseñadas modularmente y para la aplicación de nanopartículas virales miméticas con fines biomédicos y de ciencia de materiales.

 

La electrodinámica cuántica de cavidades (CQED por sus siglas en ingles) es un sistema cuántico abierto donde su dinámica se presta a estudios detallados. Consiste de un modo del campo electromagnético preferentemente acoplado a uno o varios átomos. Medimos la velocidad cuántica de la evolución del estado del campo eléctrico en un sistema CQED débilmente excitado. El sistema funciona en el régimen intermedio de la CQED donde la tasa de acoplamiento de dipolo de átomo al modo único de la cavidad es comparable a la tasa de decaimiento de la cavidad y la tasa de emisión espontánea. Consideramos el modo del campo electromagnético como el sistema cuántico de interés, con un acoplamiento preferencial a un ambiente sintonizable: los átomos. Al cambiar el número de átomos acoplados al modo de cavidad óptica, hemos realizado una aceleración en la velocidad para alcanzar el estado estable asistida por el medio ambiente: la velocidad cuántica de la repoblación de estado en la cavidad óptica aumenta con el acoplamiento entre el modo de cavidad óptica y este reservorio no -Markoviano (el número de átomos).

La Fuerza Débil es, como su nombre lo indica, muy pequeña y casi imperceptible en el ámbito de la física atómica, sin embargo su

presencia es fundamental para el funcionamiento del mundo de las partículas subatómicas. En esta plática presentaré algunos de los

ingeniosos caminos seguidos para entender mejor la fuerza débil usando herramientas de la física atómica.

La mecánica cuántica es uno de los pilares de la física contemporánea, es el lenguaje matemático que parece seguir la naturaleza microscópica. Los fundadores se dieron cuenta de que su formulación implica nuevas propiedades de la naturaleza que están lejos de ser intuitivas: por ejemplo, una clase especial de correlaciones que llamamos enredamiento. Entonces el control individual de un átomo o un electrón no era posible y los físicos utilizaron experimentos imaginarios cuya finalidad era demostrar los principios y las predicciones de la mecánica cuántica en el mundo microscópico. Esto cambió con el desarrollo de trampas para los electrones, iones y átomos individuales en los años setenta y ochenta. En los años noventa, con iones y átomos individuales, se hizo evidente que el enredamiento de la mecánica cuántica podría ser utilizado en el área de procesamiento de la información, motivando la información cuántica.